Lunes, 21 de Septiembre del 2020
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4574,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ noticias
EL MAR Y SUS TRABAJADORES: UNA PERIFERIA TAN QUERIDA POR EL PAPA FRANCISCO
Wednesday 12 de August del 2020
www.arzobispadodehuancayo.org/?idt=7&id=5801&web=Episcopologio

 

Son muchas las fragilidades en el mundo del mar y sus trabajadores, un mundo precioso para la humanidad en términos de economía, comercio, alimentación y protección del medio ambiente. La gente de mar y los pescadores corren muchos riesgos físicos, se enfrentan a grandes retos económicos y experimentan sufrimientos y dificultades que el Covid 19 ha acentuado. Pero nada de esto es nuevo para los capellanes y voluntarios que, desde el nacimiento del Apostolado del Mar, están en su escucha en unos trescientos puertos, a través de las redes sociales, en las capillas de los barcos, en todo momento.

Cien años de la Fundación significan cercanía y, en este momento, también amplificación de la voz de quienes en la periferia del mundo no tienen voz, para que se reconozcan y protejan sus derechos y para que su labor se lleve a cabo en condiciones de seguridad. El mes central del verano, agosto, es, en la oración del Papa, precisamente dedicado al mar y sus trabajadores: pero es sólo la última de las tres ocasiones que Francisco dedica al tema, evidentemente por un interés particular. ¿Cuál? Hablamos de ello con el Padre Bruno Ciceri, responsable del Apostolado del Mar dentro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral:

R. - Hay razones específicas por las que el Santo Padre ha hablado de la gente del mar. El pasado mes de junio, quiso agradecer a la gente de mar su trabajo durante el período de bloqueo, cuando todo estaba parado, y la gente de mar siguió transportando el 90% de las mercancías y, sobre todo, transportaron equipo médico de una parte a otra del mundo. La segunda intervención del Santo Padre se realizó el 13 de julio, en el llamado Domingo del Mar, un domingo en el que ecuménicamente, con otras denominaciones cristianas, tratamos de agradecer a los marinos el trabajo que realizan porque nos facilitan la vida. Y luego, esta intención de oración de agosto, también porque este año celebramos el 100º aniversario de la fundación del Apostolado del Mar y queríamos destacar esta realidad nuestra. Pero creo que la razón principal por la que el Santo Padre está tan cerca de la gente del mar es porque el mundo marítimo es uno de las periferias donde la Iglesia está presente, donde la Iglesia trabaja. Los puertos están justo en las afueras de las ciudades. Y estamos presentes allí. Y luego debo decir que, desafortunadamente, hay algunos temas en el mundo marítimo que son muy queridos por el Papa Francisco, debido al tipo de sufrimiento de la gente. Pensemos en el trabajo forzado, el tráfico de personas, la esclavitud: por estas razones el Santo Padre está cerca de la gente del mar.

 

El Papa denuncia la dura situación de los trabajadores del mar

El padre Ciceri, quien trabaja en el mar, que vive en el mar tiene una vida difícil y a veces peligrosa: 745 personas murieron entre 2011 y 2020. Hay un peligro de vida, un peligro de trabajo forzado, hay contaminación, hay reglas de pesca que no siempre se respetan, ¿qué impacto tienen todas estas cosas en la gente de mar?

R. - Un impacto muy fuerte en sus familias. En primer lugar, hablemos de los peligros naturales: está la tempestad, está el huracán y aunque estos barcos son enormes, cuando chocan con la fuerza de la naturaleza, se convierten en pequeñas ramitas lanzadas aquí y allá en el mar. Luego están los peligros creados por el hombre, y aquí estoy hablando de la piratería. Hace unos años, en 2011-2012, era el principal problema, ahora se habla poco de ello, pero todavía tenemos grandes problemas con la piratería en algunas partes del mundo. Y luego llegamos a la situación del Covid en los últimos meses. La vida del marino ya es agotadora en sí misma. Porque los obliga a mantenerse alejados de sus familias durante 8 o 10 meses. ¿Qué pasó con el Covid? Las fronteras estaban cerradas, los aviones ya no volaban. Así que estos marinos se quedaron atrapados en los barcos y su contrato de 8 -10 meses se convirtió en 14 - 15 - 16 meses. En este momento tenemos alrededor de 200.000 marinos atrapados en los barcos y no podemos hacer que la tripulación cambie. Por lo tanto, quisiera hacer un llamamiento a todos los gobiernos y también quisiera hacer un llamamiento a las autoridades de los puertos: los marinos son trabajadores esenciales, no sólo para la economía de Italia, sino para la economía mundial y, por lo tanto, deberíamos crear canales especiales para facilitar este cambio de tripulación y debemos insistir en ello, de lo contrario en estas personas aumenta la fatiga, aumenta el estrés, especialmente el estrés mental. He recibido de parte de nuestros capellanes algunos informes de marinos que no soportaron esta presión psicológica y se suicidaron.

Padre, cuando hablamos del mar, de los puertos, de los marinos, nunca pensamos que la economía del mar tiene un retorno sobre la economía terrestre, esta es otra cosa que al Papa le preocupa mucho y que subraya...

R. - Sí, la mayor parte del mundo depende del mar. Sabemos muy bien que la mayoría de los productos provienen de Asia Orientas y deben ser transportados aquí. El transporte aéreo es demasiado caro, así que hay buques. Y, si lo pensamos un momento: desde el teléfono móvil que usamos para todo, hasta la televisión, la ropa, los coches, la gasolina, todo se transporta por mar, pero no nos damos cuenta. Además, estoy seguro de que muchos de ustedes también se han ido de crucero y el crucero se hace en el mar. Tenemos que ser conscientes de todo esto. Y luego, si nos movemos a la industria pesquera, la pesca, alrededor de 60 millones de personas en el mundo están involucradas en la pesca y el 15% de esos 60 millones de personas que trabajan en la pesca y la acuicultura son mujeres e incluso la comida que comemos, en gran parte proviene de los peces. También debemos tener en cuenta que muchos de los países en desarrollo tienen el pescado como su principal alimento. Así que el mundo del mar, en su conjunto, es un mundo muy importante para todos nosotros.

Los pensamientos del Papa también van a los capellanes de los marinos y a la pastoral de los marinos. ¿Cuál es la condición de un sacerdote que vive esta dimensión religiosa?

 

R.- Debemos decir que la Iglesia siempre ha estado cerca de la gente del mar. Luego en 1920 un grupo de laicos se reunió y unieron todas estas realidades de la Iglesia y la llamó el Apostolado del Mar. He aquí esta pequeña realidad formada por 4-5 laicos que con el tiempo ha crecido y se ha desarrollado hasta el día de hoy en el que tenemos una organización presente en trescientos puertos con muchos capellanes y voluntarios. ¿Qué es lo que hacen? Todos los días van al puerto, suben a los barcos, visitan a los marinos, escuchan sus necesidades. Esto siempre fue antes del Covid. Desafortunadamente con el Covid, estuvo el lockdown, pero nuestros capellanes se ocuparon y encontraron nuevas formas de estar presentes. Utilizaron mucho las redes sociales, por ejemplo, crearon un chat que es una aplicación en la que cualquier marino en cualquier lugar del mundo puede llamar y encontrar a alguien que hable su idioma y que pueda ayudarle y consolarle. Generalmente, proporcionamos cualquier tipo de asistencia: comenzamos con la asistencia espiritual, luego la celebración de la misa en los barcos, pero también intervenimos cuando hay eventos dramáticos en las embarcaciones. Puede haber un accidente y alguien muere; o los marinos pueden suicidarse, y en una pequeña comunidad de 15 a 20 personas en un barco, si algo le sucede a uno de ellos, se convierte en una tragedia. Y nuestros capellanes son generalmente los primeros en subir a bordo y llevarles consuelo. Pero los marineros necesitan muchas otras pequeñas cosas: es muy simple para nosotros, si terminamos el champú, si terminamos la pasta de dientes, salimos y la compramos. Para ellos, si llegan al puerto por la tarde y salen por la mañana, no hay esperanza de salir a comprar. Y los puertos están todos lejos de la ciudad: por eso nosotros también vamos a comprar champú o dentífrico, pequeñas cosas, que son importantes para ellos. Luego otra cosa esencial: proveemos de diferentes maneras a llevarles wi-fi a bordo para que aquellos que tienen teléfonos móviles puedan comunicarse y ver a sus familias.

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Setiembre 2020
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2020
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones