Viernes, 18 de Septiembre del 2020
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8457,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ noticias
Indicaciones para el Año de la Fe, según la Congregación para la Educación Católica
Friday 19 de October del 2012
www.arzobispadodehuancayo.org/?idt=7&id=379&web=noticias

 El secretario general de la Conferencia Episcopal Peruana, monseñor Lino Panizza Richero OFM cap, está dando cuenta de las indicaciones de la Congregación para la Educación Católica a tener en cuenta en el Año de la Fe.

 

 

 

Prot. C. N° 92/2/2012

 

 

Lima, 12 de octubre de 2012.

 

 

 

A los Excmos. Señores Obispos

Miembros de la Conferencia Episcopal

Presente.-

 

 

 

Excelencia:

 

 

Con un fraterno saludo en el Señor y en atención a la solicitud de la Congregación para la Educación Católica,  tengo el agrado de alcanzar a usted la información adjunta referente al Año de la Fe.

 

Pido al Señor lo bendiga en este inicio del Año de la fe y con la seguridad de mis oraciones, quedo de usted,

 

Atentamente,

 

 

 

 

+ Lino Panizza Richero OFM Cap

Obispo de Carabayllo

Secretario General de la Conferencia Episcopal Peruana

 

 

 

 

 

CONGREGATIO DE INSTITUTIONE CATHOLICA

DE SEMINARIIS ATQUE STUDIORUM INSTITUTIS

 

Prot. N° 70/2012

 

Roma, 14 de septiembre de 2012

Exaltación de la Santa Cruz

 

 

Eminencia Rev.ma/Excelencia Rev.ma,

 

 

está ya próxima la apertura del Año de la fe (11 de octubre de 2012 - 24 de noviembre de 2013), convocado por Su Santidad Benedicto XVI.

 

Ante la «profunda crisis de fe que afecta a muchas personas», el Sucesor de Pedro, con tal iniciativa, ha querido poner, una vez más, en primer plano «la exigencia de redescubrir el camino de la fe para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo» (Carta Apostólica Porta fidei, 11 de octubre de 2011, nn. 1-2). De esta manera, el Santo Padre ha subrayado que «es necesario un compromiso eclesial más convencido en favor de una nueva evangelización» (n. 7). Como puntos de referencia principales para ayudar a los creyentes a confesar la fe, a celebrarla en la liturgia y a testimoniarla con la vida, han sido indicadas las enseñanzas del Concilio Vaticano II, a los cincuenta años de su convocación, y también uno de sus frutos más importantes, el Catecismo de la Iglesia Católica, a los veinte años de su promulgación.

 

Por encargo del Papa, la Congregación para la Doctrina de la Fe, de acuerdo con los Dicasterios competentes de la Santa Sede y con la aportación del Comité para la preparación del Año de la Fe, ha publicado una Nota (6 de enero de 2012) con algunas indicaciones pastorales para vivir este tiempo de gracia a nivel de Iglesia universal, de Conferencias Episcopales y de Diócesis, con referencia a las parroquias, comunidades, asociaciones y movimientos.

 

También esta Congregación para la Educación Católica participa en tal evento con plena convicción, en la gran comunión de la Iglesia, mediante iniciativas en el ámbito de la propia competencia, es decir, los Seminarios, las Universidades católicas y eclesiásticas y las Escuelas católicas.

 

Por tanto, nos complace comunicar a esta Conferencia Episcopal y, en particular, a las Comisiones competentes, algunas consideraciones al respecto, así como los eventos más significativos que esta Congregación para la Educación Católica promoverá o vivirá junto a otros organismos específicos, como participación en el Año de la Fe.

 

___________________________

A los Presidentes

de las Conferencias Episcopales

1. LOS SEMINARIOS

Por lo que respecta al sector de los Seminarios, la citada Nota indica que el Año de la fe «ofrecerá a todos los creyentes una buena oportunidad para profundizar en el conocimiento de los principales documentos del Concilio Vaticano II y el estudio del Catecismo de la Iglesia Católica. Esto vale particularmente para los candidatos al sacerdocio, en especial durante el año propedéutico o los primeros años de estudios teológicos» (n. 6).

 

Sobre este argumento, proponemos algunas reflexiones relacionadas con la importancia del Catecismo de la Iglesia Católica en los diversos aspectos de la formación de los candidatos al sacerdocio.

 

1.1. El Catecismo y la formación teológica de los seminaristas

 

a.         La relación entre la fe y la razón

 

El Catecismo es una ayuda para mantener la relación entre razón y fe, que constituye un gran desafío para la Iglesia hoy, como sostiene el Santo Padre: «En efecto, la fe está sometida más que en el pasado a una serie de interrogantes que provienen de un cambio de mentalidad que, sobre todo hoy, reduce el ámbito de las certezas racionales al de los logros científicos y tecnológicos. Pero la Iglesia nunca ha tenido miedo de mostrar cómo entre la fe y la verdadera ciencia no puede haber conflicto alguno, porque ambas, aunque por caminos distintos, tienden a la verdad» {Porta fidei, n. 12). En la Carta a los seminaristas del 18 de octubre de 2010, el Papa subrayaba ya este punto en relación a la formación sacerdotal: «El tiempo en el seminario es también, y sobre todo, tiempo de estudio. La fe cristiana tiene una dimensión racional e intelectual esencial. Sin esta dimensión no sería ella misma» (n. 5).

 

b.         Una formación sistemática y orgánica

 

El Catecismo de la Iglesia Católica propone una "síntesis sistemática y orgánica" de los fundamentos de la fe (cf. Porta fidei, n. 11), que debe ser el punto de referencia para la enseñanza teológica en los seminarios. La formación sistemática ofrece una síntesis de las verdades principales de la fe y de la vida cristiana, en grado de conducir al futuro sacerdote «a poseer una visión completa y unitaria de las verdades reveladas por Dios en Jesucristo y de la experiencia de fe de la Iglesia» (Juan Pablo II, Exhortación apostólica post-sinodal Pastores dabovobis, 25 de marzo de 1992, n. 54). Una formación orgánica significa un curriculum coherente y armónico de los estudios. Ella «exige ayudar al alumno a elaborar una síntesis que sea fruto de las aportaciones de las diversas disciplinas teológicas, cuyo carácter específico alcanza auténtico valor sólo en la profunda coordinación de todas ellas» {Ibid., n. 54).

 

c.         La doctrina de la fe en la formación teológica

 

La Introducción del Catecismo de la Iglesia Católica indica: «El acento de este catecismo se pone en la exposición doctrinal. Quiere, en efecto, ayudar a profundizar el conocimiento de la fe» (n. 23). En la Pastores dabovobis, el Beato Juan Pablo II remarcaba que la formación intelectual «se basa y se construye sobre todo en el estudio de la sagrada doctrina y de la teología», y refiriéndose a Santo Tomás afirmaba «que la fe es como el habitus de la teología, o sea, su principio operativo permanente, y que toda la teología está ordenada a alimentar la fe» (n. 53). El Catecismo, pues, se pone claramente al servicio de la pastoral y ofrece un buen instrumento a los seminaristas para poder prepararse a sostener el anuncio del Evangelio y la formación cristiana.

 

1.2. El Catecismo de la Iglesia Católica y otros aspectos de la formación sacerdotal

 

a.         El Catecismo como documento de referencia en el período propedéutico

La Pastores dabovobis evoca las Instituciones Propedéuticas como una respuesta a las lagunas de orden espiritual, cultural y humano, presentes actualmente en muchos jóvenes en el momento de su ingreso en el seminario mayor. Por lo que respecta a la formación intelectual, la Exhortación indica: «"Un conocimiento bastante amplio de la doctrina de la fe", de que hablan los Padres sinodales, se exige igualmente antes de la teología, pues no se puede desarrollar una intellegentiafidei, si no se conoce la fides en su contenido. Una tal laguna podrá ser más fácilmente colmada mediante el próximo Catecismo universal (n. 62). Si el Catecismo constituye un oportuno instrumento para que los seminaristas aprendan los fundamentos de la fe, es también una ayuda para el discernimiento vocacional, como subraya la Ratio fundamentalis: «La introducción al misterio de Cristo y a la historia de la salvación, pretende [...], al mismo tiempo, ayudarles [a los alumnos] a fundamentar su propia fe ya entender con mayor profundidad y a abrazar con mayor conciencia la vocación sacerdotal» (n. 62).

 

b.         II "Catecismo" debe formar parte de los documentos de referencia de las"Ratio institutionis" y "Ratio studiorum" nacionales

 

En la Constitución Apostólica Fideidepositum, el Beato Juan Pablo II afirma: «Tras la renovación de la Liturgia y la nueva codificación del Derecho canónico de la Iglesia latina y de los cánones de las Iglesias orientales católicas, este Catecismo contribuirá en gran medida a la obra de renovación de toda la vida eclesial, que quiso y comenzó el Concilio Vaticano II» (Introducción). Así pues, el Catecismo debe servir como «un punto de referencia para los catecismos o compendios que sean compuestos en los diversos países» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 11). Dado que los sacerdotes, primeros colaboradores de los obispos, son los responsables del anuncio del Evangelio y de la formación cristiana del Pueblo de Dios, este reclamo del Santo Padre, de acuerdo con los Obispos reunidos en el Sínodo del 1985, debe ser extendido al itinerario formativo en el Seminario. Por tanto, la Congregación para la Educación Católica solicita la mención del Catecismo de la Iglesia Católica en las "Ratio institutionis" y en las "Ratio studiorum" nacionales que serán presentadas para la aprobación de este Dicasterio, según la competencia que le es propia (cf. Juan Pablo II, Constitución apostólica Pastor bonus, art. 113 § 1).

 

c.         La responsabilidad de los formadores

 

En las Directrices sobre la preparación de los formadores en los seminarios, publicadas en 1993, la Congregación para la Educación Católica afirma: «El objeto y el fin de la tarea educativa en el seminario pueden ser comprendidos solamente a la luz de la fe». El documento, por este motivo, perfila la responsabilidad del formador, el cual: «debe ser en primer lugar hombre de fe firme, bien motivada y fundada, vivida en profundidad de modo que se transparente en todas sus palabras y acciones» (n. 26; cf. Pastores dabovobis, n. 66). En esta línea, en la Nota con indicaciones pastorales para el Año de la fe, la Congregación para la Doctrina de la Fe invita a los formadores «a verificar la relevancia que, en su enseñanza, tienen los contenidos del Catecismo de la Iglesia Católica y las implicaciones que se derivan para sus respectivas disciplinas» (II. n. 7; cf.n.10).

 

Además, esta Congregación hace notar que, en ocasión del 450° aniversario de la institución de los Seminarios (1563), se celebrará en Roma, del 15 al 17 de abril de 2013, la "Jornada de los Seminarios". Se trata de un encuentro de estudio sobre la relevancia de los documentos del Concilio Vaticano II y del Catecismo de la Iglesia Católica en la formación de los candidatos al sacerdocio, también en vista a la revisión en curso de la Ratio fundamentalisinstitutionissacerdotalis.

 

Finalmente, señalamos la celebración de la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones. Ella tendrá dos momentos significativos. Uno, el sábado 20 de abril de 2013 con la Vigilia de oración en Roma y en todo el mundo; el otro, el domingo 21 de abril, IV de Pascua, con las celebraciones de la Eucaristía por parte de las comunidades locales, en comunión con el Santo Padre y guiadas por Su Mensaje anual.

 

2. LAS UNIVERSIDADES

 

El Año de la fe es una llamada que la Iglesia nos lanza para redescubrir el don inefable que es la fe. Ella es una luz del Espíritu Santo que nos permite escrutar las profundidades de Dios (cf. 1 Cor 2, 10 s). Esta fe, nosotros la escrutamos con nuestra razón, también para entrar en diálogo con las demás disciplinas racionales. Es en este contexto en el que se sitúa la misión de las Facultades eclesiásticas y de las Universidades católicas.

 

2.1. Las Facultades eclesiásticas

 

Las facultades eclesiásticas se caracterizan por el hecho que dirigen, sobre todo, una mirada de fe sobre el objeto de sus estudios: ya se trate «de la Revelación cristiana» propiamente dicha, o a aquello que concierne a las «cuestiones relacionadas con la misma» (Juan Pablo II, Constitución apostólica Sapientiachristiana, Proemio, III; cf. art. 2-3). Así pues, la teología y las demás ciencias eclesiásticas se refuerzan perfeccionando sus instrumentos racionales, pero también afinando cada vez más su mirada de fe. Aún más, hay un orden entre estas dos luces, de la razón y de la fe. El progreso, a la vez fiel y creativo, de la teología y de otras ciencias eclesiásticas depende, sobre todo, de la profundización de la vida de fe de los docentes y de los estudiantes, es decir, de un contacto cada vez más íntimo con el Dios vivo que se ha revelado en Jesús. En efecto, las verdades de fe empeñan al sujeto con su libertad. En este año de gracia (cf. Le 4, 16 s.), se nos invita a entrar en una relación más íntima con Dios a través de la fe. Deseamos que, en nuestras instituciones eclesiásticas (Facultades, Seminarios afiliados, agregados,incorporados, Institutos Superiores de Ciencias Religiosas), todo ello sirva de ocasión para renovar y profundizar nuestra fe.

 

Por tanto, estamos convencidos que los docentes - llamados a ser «maestros de la fe» (Sapientiachristiana, Proemio, IV) - durante este Año de la fe, tomarán iniciativas para profesar la fe, estudiarla, celebrarla, anunciarla y purificarla. Todo esto con la finalidad de llegar a comprender el tesoro que nos ha dejado el Concilio Vaticano II y, en particular, uno de sus mejores frutos: el Catecismo de la Iglesia Católica.

 

2.2.      Las Universidades católicas

 

Las ciencias eclesiásticas han nacido de la fe que busca dar razón (cf. 1 Pe 3, 15); las Universidades católicas han nacido de una fe que busca el encuentro con la razón bajo todas sus formas. La Constitución apostólica Ex cordeEcclesiae, como magna charta de las Universidades católicas, elaborada a la luz del Concilio Vaticano II, afirma que «la Universidad católica debe comprometerse, más específicamente, en el diálogo entre fe y razón, de modo que se pueda ver más profundamente cómo fe y razón se encuentran en la única verdad» (n. 17). Esta fe no debería reducirse a un simple humanismo o una invitación a vivir determinados valores. «La fe es la respuesta del hombre a Dios que se revela y se entrega a él, dando al mismo tiempo una luz sobreabundante al hombre que busca el sentido último de su vida» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 26). Hoy, la enseñanza superior y la investigación están amenazados por el utilitarismo interesado, por la única lógica del mercado, pero también por la angustia del porvenir. Sin embargo, no faltan signos evidentes de esperanza. La fe confiada permite purificar nuestras vidas y despejar el camino que se debe cumplir (cf. Heb 11,1 s.).

 

Estamos seguros que por parte de los docentes, de los estudiantes y del personal administrativo, se tomarán iniciativas particulares en este Año de la fe para que la fe sea proclamada y entre en diálogo con la razón, de tal forma que sea acogida realmente la enseñanza del Concilio Vaticano II y del Catecismo de la Iglesia Católica, como medios privilegiados para llegar a todos aquellos que acuden a nuestras instituciones académicas.

 

2.3.      Iniciativas promovidas

 

Recogiendo la sugerencia de la Nota con indicaciones pastorales para el Año de la fe, de la Congregación para la Doctrina de la Fe - donde se lee: «sería conveniente la realización de simposios, congresos y reuniones de gran escala, incluso a nivel internacional, que favorezcan la comunicación de auténticos testimonios de la fe y el conocimiento de los contenidos de la doctrina de la Iglesia Católica» (n. I, 5) - nuestro Dicasterio promueve algunas iniciativas, en colaboración con las asociaciones que actúan en el sector universitario.

 

-           La FIUC (Federación Internacional de las Universidades Católicas) del 23 al 27 julio de 2012 ha celebrado la XXIV Asamblea General en Brasil. Participó en ella el Cardenal Prefecto de esta Congregación, promoviendo los temas del Año de la fe para hacer partícipes a las instituciones católicas de educación superior, en vista al Año de la fe.

 

-           La misma FIUC celebrará en Roma del 30 de octubre al 4 noviembre de 2012 su Consejo General para fijar, entre otras cosas - bajo la invitación y participación de esta Congregación - las iniciativas para el Año de la fe. Aprovechando la ocasión, el ConsejoGeneral, junto a los Rectores de los Pontificios Ateneos Romanos tendrán una celebración especial en la Basílica de San Pedro.

 

-           Al inicio del próximo Adviento, sábado 1 de diciembre de 2012, el Santo Padre presidirá, en la Basílica de San Pedro, la celebración de las Primeras Vísperas con la participación de los Pontificios Ateneos Romanos, los Seminarios, los Colegios eclesiásticos y las Universidades de Roma.

 

-           L’ACISE (Asociación Católica Internacional de Ciencias de la Educación), unida a la FIUC celebrará del 4 al 6 de abril de 2013 un Congreso internacional en Roma. La presencia de esta Congregación ofrecerá la ocasión para animar a la participación de la Asociación en la celebración del Año de la fe.

 

-           El 18 y 19 de septiembre de 2013 se celebrará el Seminario de estudio de las Universidades Católicas sobre el valor del Catecismo de la Iglesia Católica en la enseñanza de la Teología en las Universidades Católicas.

 

-           El cardenal Prefetto de este Dicasterio, en enero de 2013 tendrá en India diversos encuentros con las instituciones educativas, poniendo a la luz los temas del Año de la fe. Esto mismo caracterizará otros encuentros de este Dicasterio con las instituciones académicas.

 

3. LAS ESCUELAS CATÓLICAS

 

el Concilio Vaticano II afrontó el importante tema de la educación en la Declaración Gravissimumeducationis (28 de octubre de 1965), sobre la base de la conciencia que a la Iglesia, en cumplimiento del mandato recibido por su divino Fundador - como afirma el Proemio - «le toca también una parte en el progreso y en la extensión de la educación». Por este motivo, la Declaración expuso «algunos principios fundamentales sobre la educación cristiana, máxime en las escuelas», haciendo notar que, tales principios los «deberá desarrollar más ampliamente una Comisión especial» y tocará a las Conferencias Episcopales aplicarlas a las diversas situaciones locales. Tal Comisión (cf. Pablo VI, Constitución apostólica RegiminiEcclesiaeuniversae, 15 de agosto de 1967, nn. 79-80) vino a coincidir con el Oficio de las Escuelas Católicas de esta Congregación, que hasta hoy ha realizado el mandato, principalmente, a través de la publicación de documentos de profundización y de orientación sobre diversos aspectos de la educación.

 

En el espíritu del Año de la fe, querido por el Papa Benedicto XVI como «una ocasión propicia para comprender que los textos dejados en herencia por los Padres conciliares [...] "no pierden su valor ni su esplendor'''» (Porta fidei, n. 5), nos disponemos a continuar la profundización de los principios para una verdadera educación a través de las escuelas católicas.

 

-           Por tanto, en el 2013, para el sector de las escuelas católicas se tiene previsto la publicación de un documento sobre la educación al diálogo intercultural en la escuela católica. El documento pretende conjugar el diálogo intercultural con la preservación de la identidad católica de la escuela y reconoce el papel de la enseñanza de la religión católica como parte integrante del mismo diálogo. Es una ocasión favorable para resaltar la aportación del Concilio Vaticano II y del Catecismo en este tema.

 

En concomitancia con el documento se procederá también a la publicación de un libro-testimonio con la presentación de las experiencias más significativas de educación intercultural en las escuelas católicas.

 

-           La Unión Mundial de los Profesores Católicos (WUCT-UMEC), simultáneamente a la apertura del Año de la fede y a la clausura del Sínodo de los Obispos sobre la nueva evangelización, celebrará en Roma del 26 al 30 octubre de 2012 la Asamblea General. Esta Congregación participará en este importante evento.

 

*  *  *

 

La revista trimestral Seminarium, publicada por esta Congregación para la Educación Católica, en los números del 2012/2013 abordará los argumentos en la perspectiva de los objetivos del Año de la fe.

 

4. PETICIONES A LAS IGLESIAS PARTICULARES

 

Al comunicarle todo lo anterior, dirigimos una cortés solicitud a los Presidentes de las Conferencias Episcopales de dar a conocer a este Dicasteriolas iniciativas que las respectivas Comisiones Episcopales - en los sectores de competencia de los seminarios, universidades y escuelas católicas - tienen intención de promover en el Año de la fe. Tales informaciones nos consentirán de tener una visión global de la medida en la que el Año de la fe viene vivido por las instituciones educativas, las cuales desempeñan una tarea vital en el campo de la evangelización y en el crecimiento de la Iglesia.

 

Además, este Dicasterio invita a todas las mencionadas instituciones a promover una verificación sobre el relieve que se le concede a los contenidos del Catecismo de la Iglesia Católica en los diferentes itinerarios formativos (cf. Nota II, 7.10), en vista a una eventual posterior profundización de la cuestión.

 

Dirigimos a cadauno de los Presidentes la amable petición de dar a conocer cuanto antes el contenido de esta Carta a todos los Obispos de la propia Conferencia Episcopal y a las Comisiones Episcopales interesadas.

 

Al compartir con toda la Iglesia la confesión de la belleza de seguir al Señor Jesús donde cadauno está llamado a dar testimonio del ser cristiano, aprovechamos gustosos la ocasión para reiterarle el testimonio de nuestra viva consideración, con la cual nos profesamos,

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Setiembre 2020
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2020
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones