Viernes, 14 de Agosto del 2020
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5140,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ noticias
Cincuenta años del Congreso Eucarístico Nacional y la coronación de la Virgen de Cocharcas
Monday 24 de August del 2015
www.arzobispadodehuancayo.org/?idt=7&id=1637&web=noticias

Hace 50 años, con el lema: “Que todos sean uno como tú y yo somos uno”,  se realizó en la ciudad de Huancayo el VII Congreso Eucarístico Nacional que reunió a más de cien mil personas, el acontecimiento religioso más grande en nuestra historia local.

El Congreso se realizó en un contexto en que 1965 era un año en que se suscitaron muchos actos violentos protagonizados por las guerrillas, especialmente en el centro del país. El comunismo era parte de la vida política, al que se le atribuía actividades rojas en el Perú.

Escenario de este encuentro fue el campo del colegio Salesiano Santa Rosa que por entonces se extendía hasta lo que hoy es el Salesiano Técnico, no existía la avenida Huancavelica. El símbolo visible hoy de lo que fue es la cruz de fierro en la primera cuadra de Huancavelica.

Su eminencia reverendísima monseñor Juan Cardenal Landázuri Ricketts fue el Legado de Su Santidad Paulo VI, el obispo nuestro era monseñor Mariano Jacinto Valdivia y Ortiz y el alcalde de la ciudad don Fernando Calmell del Solar.

Según el programa, el día 25 fueron traídas las imágenes de la Virgen de Cocharcas de Sapallanga y Orcotuna, y Nuestra Señora del Carmen de Lircay; el  26 de agosto se dio apertura al Congreso con repique de campanas, mensaje por todas las emisoras, concentración de las autoridades, solemne ingreso del cardenal, izamientos de las banderas del Perú y del Vaticano y saludo de las autoridades.

El cardenal dio una conferencia de prensa, decenas de delegaciones llegaron de todo el país, la población hospedó a los miles de visitantes, la ciudad fue el más grande templo, donde todo era oración y reflexión sobre la fe, el pueblo era profundamente católico, a pesar de las teorías marxistas.

CORONACIÓN DE LA VIRGEN DE COCHARCAS

El 27 fue el día dedicado al niño, hubo una solemne hora santa en todos los templos, las autoridades y el pueblo se dieron cita en el campo eucarístico, se celebró la misa, hablaron dos alumnos, el profesor Pedro Cabrera y el ministro de Educación, Carlos Cueto Fernandini; después, las sesiones de estudio y mesa redonda sobre las ponencias en comisiones que continuarían hasta el 30 de agosto.

Por la tarde se llevó a cabo la solemne coronación pontificia de la Virgen María de Cocharcas de Sapallanga por el cardenal, la solicitud había sido hecha por el obispo y aceptada por el Vaticano; el párroco de Sapallanga era el padre Ascencio Toledo, quien recuerda este acto.

El 28 de agosto estuvo dedicado a la familia cristiana, el cardenal bendijo el templo “La Inmaculada”; el 29 fue el día de la comunidad peruana, el excelentísimo y reverendísimo monseñor Rómulo Carboni, arzobispo de Sidón y nuncio apostólico, presidió la misa de ordenación.

Quedan para el recuerdo el discurso del ministro de Justicia y Culto, Carlos Fernández Sesarego y las palabras en quechua del excelentísimo y reverendísimo monseñor Florencio Coronado, obispo de la diócesis de Huancavelica.

El último día, 30 de agosto, día por la paz, el cardenal celebró la misa a la que fue invitado el presidente de la República, arquitecto Fernando Belaúnde Terry, y autoridades de la Nación. Por la tarde se realizó la procesión del Santísimo y se escuchó a través de la radio la alocución de Su Santidad el papa Paulo VI al VII Congreso Eucarístico Nacional.

¿QUÉ DIJO EL PAPA?

 El padre Harold Griffiths Escardó, escribió en la revista “Oiga” que el mensaje del papa Paulo VI fue escuchado por unas 100 mil personas a través de una cadena de Radio Nacional. Paulo VI dijo que el Congreso Eucarístico era un signo evidente de la hondura con que la fe cristiana ha prendido en el alma peruana. “Perú sigue siendo católico, y esto es un gran consuelo para el Vicario de Cristo”, dijo.

El papa invitó a los peruanos a corregir desigualdades sociales entre personas, sectores y pueblos, recordándoles que la profesión cristiana exige contribuir a edificar una sociedad mejor, más justa y atenta a las necesidades humanas.

En este mensaje, el papa puso, como escribió el padre Harold, el dedo en la llaga, y urgió a una fe realizada en una reforma de la sociedad, de un sistema que está innegablemente lejos del evangelio y de su doctrina.

LAS PALABRAS DEL CARDENAL

Al inaugurar el Congreso, el cardenal dijo: “Huancayo, donde se rompió las cadenas de la esclavitud, debe ser en este magno acontecimiento, pilar para romper aquellas cadenas de la peor esclavitud que es el hambre”.

Más adelante señaló que “Esta comunión eucarística ha de servir para romper toda incomprensión y los sentimientos de desesperación que vive el pueblo ante el hambre y la miseria”.

“Sabemos que existe el hambre en grandes sectores de la tierra; y esto con la elocuencia de las estadísticas y de los números; sabemos más de la mitad de la humanidad, no tienen suficiente, ni la habitación digna, ni la cultura adecuada para el desarrollo normal y legítimo de toda persona humana. Sabemos que generaciones enteras de niños languidecen de indigencia y de miseria; que no es sólo la prosperidad lo que falta a las masas populares, sino que con demasiada frecuencia carecen aún de lo más necesario. El crecimiento demográfico de los pueblos hambrientos no está compensado con el crecimiento económico de los medios de subsistencia, o al menos, con su equitativa distribución entre las naciones o entre los ciudadanos de una misma nación. Mientras tanto el dolor y el sufrimiento de las necesidades, atizado por la incomprensión de algunos o por la especiosa, mentirosa y falaz propaganda del comunismo ateo, inyecta en sus corazones sentimientos de desesperación y de violenta rebeldía. El hambre y sus secuelas necesarias, puede llegar a ser una fuerza subversiva de consecuencias incalculables”, dijo.

UNA CAMA ESPECIAL

Dentro de las anécdotas de este Congreso es que tuvieron que hacer una cama y colchón especiales para el cardenal, quien medía más de un metro noventa.

Más de una vez, el Legado del papa golpeó su cabeza en algunos umbrales y en los carros que lo trasladaban.

TRONCOS Y COJINES

Alrededor del campo eucarístico se habilitaron asientos con troncos y tablas de eucalipto. Para dar mayor comodidad se confeccionaron y entregaron a los participantes cojines con el logo del Congreso.

Los miles de asistentes mostraron un entusiasmo sin límites, más aún con un clima acogedor tanto de las personas como de los más de 3,200 sobre el nivel del mar.

EL LOGO EN LA CATEDRAL

Antes de subir al altar de la iglesia catedral, está el logo del Congreso. Se trata de un escudo en el que se lee el VII Congreso Eucarístico Nacional. Al centro se aprecia una alegoría del Santísimo Sacramento.

También se mandaron hace solaperas que los participantes lucían durante los días del encuentro nacional.

Cabe destacar que en los colegios se conformaron los y las policías eucarísticas que ayudaban al orden y a la información.

Un Congreso Eucarístico Nacional para la historia, sobre todo por los miles de participantes, hace muchos años…

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Agosto 2020
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2020
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones