Viernes, 24 de Enero del 2020
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  9909,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ noticias
Un llamado a la conversión ecológica al presentar encíclica “Alabado seas”
Tuesday 07 de July del 2015
www.arzobispadodehuancayo.org/?idt=7&id=1571&web=noticias

El arzobispo metropolitano de Huancayo, monseñor Pedro Ricardo Barreto Jimeno, s.j., hizo un llamado a la conversión ecológica de la población de la región central del país para responder a la urgencia y desafío que se nos presenta ante el “cuidado de la casa común”.

Fue durante la presentación a los medios de comunicación de la encíclica “Laudato si”  (“Alabado seas”) en la que el papa Francisco dice que la tierra maltratada y saqueada clama y sus gemidos se unen a los de los todos los abandonados del mundo.

Monseñor Barreto enfatizó que el papa nos convoca en la expresión de san Juan Pablo II, a “cambiar de ruta”, pues, “la humanidad tiene aún la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común”.

Agregó que este documento nos envía un mensaje claro y esperanzado: “el ser humano  es todavía capaz de intervenir positivamente”; “no todo está perdido, porque los seres humanos, capaces de degradarse hasta el extremo, pueden también superarse, volver a elegir el bien y regenerarse”.

Monseñor Barreto manifestó que en la región tenemos grandes retos que afrontar como la contaminación del río Mantaro, la desglaciación del nevado del Huaytapallana, el problema de los residuos sólidos, la utilización de los agroquímicos  y la explotación indiscriminada de los recursos naturales.

En este sentido, señaló que se han realizado buenas y malas prácticas a favor de la casa común, entre ellas la conformación de una mesa de diálogo para tratar el problema ambiental en la cuenca del río Mantaro, la forestación a través del “siembra monte”, también la siembra de agua; sin embargo, existe el caso emblemático de la ciudad de La Oroya, considerada como una de las ciudades más contaminadas del mundo.

En este contexto, expresó la preocupación de la Iglesia, conjuntamente con otras comunidades cristianas, en un marco de ecumenismo, por eso agradece a los protagonistas de este esfuerzo con la riqueza que las religiones pueden ofrecer para una ecología integral y para el desarrollo pleno del género humano.

Los pormenores de la situación en nuestra región fueron expuestos por la socióloga Luisa Balvín Landeo, directora ejecutiva de la Pastoral Social y Dignidad Humana del Arzobispado de Huancayo, y el biólogo Daniel Alvarez Tolentino.

El arzobispo de Huancayo hizo un recorrido de la encíclica trazado en el número 15 y desarrollado en seis capítulos, desde el primero que relata lo que está pasando a nuestra casa, desde el punto de vista científico, en relación al cambio climático, la cuestión del agua, la pérdida de la biodiversidad y la deuda ecológica, una problemática en la que lamentablemente hay “un cierto adormecimiento y una alegre irresponsabilidad”.

Señaló que como lo dice la encíclica faltan una adecuada y la disposición a cambiar de estilo de vida, producción y consumo, a la vez que urge “crear un sistema normativo que asegure la protección de los ecosistemas”.

En los demás capítulos, monseñor Barreto explicó que para afrontar la problemática ambiental el papa Francisco relee los relatos de la Biblia que recuerdan la “tremenda responsabilidad” del ser humano respecto de la creación, a quien le corresponde “labrar y cuidar” el jardín del mundo.

En el capítulo tercero sobre la raíz humana de la crisis ecológica, sostuvo que el papa reconoce con gratitud la contribución de la tecnología al mejoramiento de mejores condiciones de vida, pero, son justamente las lógicas de dominio tecnocrático las que llevan a destruir la naturaleza y a explotar a las personas y las poblaciones más débiles . “El paradigma tecnocrático también tiende a ejercer su dominio sobre la economía y la política”.

Más adelante puntualizó en una ecología integral como nuevo paradigma de justicia, una ecología que “incorpore el lugar peculiar del ser humano en este mundo y sus relaciones con la realidad que lo rodea”.

También resumió las líneas orientativas y de acción, qué podemos y debemos hacer. Los análisis no bastan: se requieren propuestas “de diálogo y de acción que involucren tanto a cada uno de nosotros como a la política internacional” y “que nos ayuden a salir de la espiral de autodestrucción en la que nos estamos sumergiendo”.

Finalmente, monseñor Barreto reiteró la conversión ecológica a la que nos invita la encíclica. La educación y la formación siguen siendo desafíos básicos. El punto de partida es “apostar por otro estilo de vida”, que abra la posibilidad de “ejercer una sana presión sobre quienes detentan el poder político, económico y social”.

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Enero 2020
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2020
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones