Lunes, 24 de Febrero del 2020
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8885,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
Nacimiento de Jesús: 25 de diciembre del 2019
www.arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=5498&web=homilias-mensajes

 


JESÚS NACE POBRE

   Sigamos a Jesús que nace en un establo… y muere crucificado…

Para ello: -Que Navidad sea Buena Noticia para los más pobres,

-Trabajemos para que los pobres tengan: tierra, techo, trabajo; y

-Demos testimonio, incluso sufriendo persecución y dando la vida.

 

En un establo, María envuelve a Jesús en pañales

   El nacimiento y la infancia de Jesús debemos meditarlos,

teniendo presente su vida adulta, su pasión, su muerte y resurrección.

   *En Belén, José y María tocan varias puertas pidiendo alojamiento.

Y como no hay lugar para ellos, María da a luz a Jesús en un establo.

Desde esta experiencia, Jesús anuncia -en Nazaret- su misión:

He sido ungido y enviado para anunciar Buena Noticia a los pobres,

liberar a los cautivos y oprimidos, dar vista a los ciegos (Lc 4,18).

Sin embargo, como todo profeta, es rechazado en su propio pueblo,

y -por fidelidad a su misión- muere crucificado fuera de la ciudad.

¿Es delito defender la vida de tantas personas que viven en la miseria?

   *Después de dar a luz, María envuelve a Jesús en pañales.

Lo mismo hace José de Arimatea: Pide a Pilato el cuerpo de Jesús,

lo envuelve en una sábana y lo coloca en un sepulcro (Lc 23,52s).

¿Somos solidarios con los hermanos de Jesús que andan mal vestidos?

   *Luego, el ángel del Señor se aparece a los pastores para decirles:

Hoy, en la ciudad de David, ha nacido para ustedes el Salvador.

También a Jesús, mientras está orando en el huerto de los Olivos,

se le aparece un ángel que le anima y le da fuerzas (Lc 22,43).

¿Actuamos con entrañas de misericordia con las personas que sufren?

   *En aquella región, una multitud de ángeles alaban a Dios diciendo:

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres.

Algo semejante sucede cuando Jesús entra en la ciudad de Jerusalén,

sus discípulos dicen: Paz en el cielo y gloria al Altísimo (Lc 19,38).

Jesús, ya resucitado, les dice: La paz esté con ustedes (Lc 24,36).

¿Trabajamos por una paz verdadera, basada en la verdad y justicia?


En aquella región viven unos pastores

   En la región de Belén hay unos pastores que pasan la noche,

cuidando por turno su rebaño. Un ángel del Señor se les presenta.

Y cuando la gloria de Dios los envuelve con su luz,

aquellos pastores sienten un miedo enorme.

Quizás tienen miedo, no a las tinieblas sino a la luz; como muchos

que preferimos no la luz de la verdad, sino las tinieblas de la maldad:

La luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz,

porque sus acciones eran malas. Quien obra mal odia la luz

y no se acerca a la luz, para que no se descubra lo que hacen.

En cambio, el que obra conforme a la verdad se acerca a la luz,

para que se vea que todo lo hace según la voluntad Dios (Jn 3,19ss).

   A continuación, el mensajero del Señor les dice: No tengan miedo,

Les traigo una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo.

Esta Buena Noticia es la persona de Jesús, Hijo de Dios y de María.

Su nacimiento es motivo de alegría para todos, preferentemente,

para las personas que son despreciadas por la sociedad y la religión.

   Hoy, si la persona de Jesús ya no es Buena Noticia para nosotros…

si sus enseñanzas, sus obras y sus gestos audaces no nos dicen nada…

si seguimos con el ritualismo, clericalismo, negocio de lo sagrado…

si somos indiferentes con las personas que tienen hambre, sed…

estamos celebrando cualquier cosa, menos el Nacimiento de Jesús.

   Luego, el ángel les anuncia: En Belén, hoy ha nacido para ustedes

el Salvador: Cristo el Señor. Que esta salvación llegue a todos,

preferentemente, a los niños/as que nacen con la esperanza de vivir.

 

Los pastores van de prisa a Belén

Siguiendo con el texto de Lucas (2,15-20), los pastores llegan a Belén

y encuentran a María, a José, y al Niño acostado en el establo.

De inmediato, anuncian lo que les ha comunicado el Señor, y todos

los que le oyen, quedan asombrados. María, la madre de Jesús,

conserva estos acontecimientos y los medita en su corazón.

   En Medellín, nuestros obispos dijeron: Cristo nuestro Salvador,

no solo amó a los pobres, sino que “siendo rico se hizo pobre”,

vivió en la pobreza, centró su misión en anunciar a los pobres

su liberación, y fundó su Iglesia como signo de esa pobreza (…).

Siempre la Iglesia ha procurado cumplir esa misión (cap.14º, n.7).


¡FELIZ NAVIDAD!, les deseo a todos ustedes.  J. Castillo A

 

UN DIOS CERCANO

   La Navidad es mucho más que todo ese ambiente superficial y manipulado que se respira estos días en nuestras calles. Una fiesta mucho más honda y gozosa que todos los artilugios de nuestra sociedad de consumo.

   Los creyentes tenemos que recuperar de nuevo el corazón de esta fiesta y descubrir detrás de tanta superficialidad y aturdimiento, el misterio que da origen a nuestra alegría. Tenemos que aprender a “celebrar” la Navidad. No todos saben lo que es celebrar. No todos saben lo que es abrir el corazón a la alegría.

   Y, sin embargo, no entenderemos la Navidad si no sabemos hacer silencio en nuestro corazón, abrir nuestra alma al misterio de un Dios que se nos acerca, reconciliamos con la vida que se nos ofrece, y saborear la fiesta de la llegada de un Dios Amigo.

   En medio de nuestro vivir diario, a veces tan aburrido, apagado y triste, se nos invita a la alegría. No puede haber tristeza cuando nace la vida (S. León Magno). No se trata de una alegría insulsa y superficial. La alegría de quienes están alegres sin saber por qué. Nosotros tenemos motivos para el júbilo radiante, para la alegría plena y para la fiesta solemne: Dios se ha hecho hombre, y ha venido a habitar entre nosotros (L. Boff). Hay una alegría que solo la pueden disfrutar quienes se abren a la cercanía de Dios, y se dejan coger por su ternura.

   Una alegría que nos libera de miedos, desconfianzas e inhibiciones ante Dios. ¿Cómo temer a un Dios que se nos acerca como niño? ¿Cómo huir ante quien se nos ofrece como un pequeño frágil e indefenso? Dios no ha venido armado de poder para imponerse a los hombres. Se nos ha acercado en la ternura de un niño a quien podemos hacer sonreír o llorar.

   Dios no puede ser ya el Ser Omnipotente y Poderoso que nosotros sospechamos, encerrado en la seriedad y el misterio de un mundo inaccesible. Dios es este niño entregado cariñosamente a la humanidad, este pequeño que busca nuestra mirada para alegrarnos con su sonrisa.

   El hecho de que Dios se haya hecho niño, dice mucho más de cómo es Dios, que todas nuestras cavilaciones y especulaciones sobre su misterio. Si supiéramos detenernos en silencio ante este Niño y acoger desde el fondo de nuestro ser toda la cercanía y la ternura de Dios, quizás entenderíamos por qué el corazón de un creyente debe estar transido de una alegría diferente estos días de Navidad.   


José Antonio Pagola (2007)

 

 

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2020
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2020
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones