Lunes, 24 de Febrero del 2020
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4983,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
3º Domingo de Adviento, ciclo A: 15 de diciembre del 2019
www.arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=5472&web=homilias-mensajes


ANUNCIEN LO QUE VEN Y OYEN

   Cuando Juan Bautista es encarcelado por Herodes Antipas,

Jesús se retira a Galilea y -desde esa región despreciada y oprimida-  

proclama: Conviértanse, pues está cerca el Reino de Dios (Mt 4,17).

   Tiempo después, a los enviados por el Bautista, Jesús les dice:

Los ciegos venA los pobres se les anuncia la Buena Noticia

¡Feliz el que no se escandalice de mí! 

Luego, pregunta a la gente sobre Juan: ¿Qué fueron a ver al desierto?

 

¡Feliz el que no se escandalice de mí!

   Desde la cárcel Juan envía a dos discípulos para preguntar a Jesús:

¿Eres tú el Cristo que ha de venir o debemos esperar a otro?

Jesús responde no con palabras… sino con obras que dan vida:

Vayan y digan a Juan lo que están viendo y oyendo: -los ciegos ven,

-los cojos andan, -los leprosos quedan sanos, -los sordos oyen,

-los muertos resucitan, -se anuncia la Buena Noticia a los pobres.

-¡Y feliz el que no se escandalice de mí!

   Actualmente, hay personas enfermas… y hay personas egoístas:

*Hay ciegos que andan por nuestras calles y plazas pidiendo limosna.

Y también “ciegos” incapaces de ver el sufrimiento del prójimo.  

*Hay cojos que no caminan. Y “cojos” arrodillados ante el dinero.

*Hay leprosos obligados a sobrevivir marginados por la sociedad.

Y “leprosos” que se creen la divina pomada explotando a los pobres.

*Hay sordos que nacieron así o perdieron la capacidad de oír.

Y “sordos” insensibles al grito de las niñas y niños que tienen hambre.

*Hay muertos que durante su vida terrenal hicieron el bien:

Y “muertos” por las guerras, la injusticia, la violencia, la corrupción.

   En este contexto, a los pobres se les anuncia la Buena Noticia,

para que se levanten y construyan -aquí y ahora- el Reino de Dios.

Luego, Jesús añade: Feliz el que no se escandalice de mí. Se trata

de su crucifixión por salvarnos: Anunciamos a Cristo crucificado,

escándalo para los judíos y locura para los griegos (1Cor 1,23).


¿Qué fueron a ver al desierto?

   A continuación, Jesús pregunta a la gente sobre el profeta Juan:

   *¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña movida por el viento?

Juan Bautista se mantiene firme en la misión que Dios le ha confiado.

El verdadero profeta de Dios no puede ser una persona inestable,

sin convicciones propias, que se arrodilla ante el poderoso por interés.

Y -hoy- se dejan arrastrar por la corriente del consumo “navideño”,

favoreciendo a los pocos ricos, propietarios del capitalismo salvaje,

para quienes, como dicen: Los pobres compran más y pagan mejor.

   *¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido elegantemente?

Juan no se presenta con vestidos elegantes, ni come regiamente.

Su vida sencilla contradice la hipocresía de los escribas y fariseos,

que se pasean con amplios ropajes, buscan los saludos en las plazas,

y los primeros puestos en las sinagogas y banquetes (Lc 20.46s).

   Hoy, la mundanidad espiritual es un grave peligro para la Iglesia.

Al respecto, reflexionemos sobre lo que dice el papa Francisco:

Quien ha caído en esta mundanidad mira de arriba y de lejos,

rechaza la profecía de los hermanos, descalifica a quien lo cuestiona,

destaca los errores ajenos y se obsesiona sobre las apariencias (…).

   Luego añade: Es una tremenda corrupción con apariencia de bien.

Hay que evitarla poniendo a la Iglesia en movimiento de salida de sí,

de misión centrada en Jesucristo, de entrega a los pobres.

¡Dios nos libre de una Iglesia mundana,

bajo ropajes espirituales o pastorales! Esta mundanidad se sana

tomándole el gusto al aire puro del Espíritu Santo,

que nos libera de estar centrados en nosotros mismos,

escondidos en una apariencia religiosa vacía de Dios.

¡No nos dejemos robar el Evangelio! (EG, 2013, n.97).

Anunciemos el Evangelio: Revestidos de entrañas de misericordia,

de bondad y humildad, de mansedumbre y paciencia… y, sobre todo,

de la caridad que es el vínculo de la perfección (Col 3,12ss).

*¿Qué fueron a ver? ¿Un profeta? Sí, y más que un profeta.

Todos reconocen que Juan Bautista es un verdadero profeta.

Incluso Herodes Antipas al ser denunciado, quería darle muerte, pero

temía a la gente, que consideraba a Juan como profeta (Mt 14,5).

   Jesús, destaca también la autoridad moral del Bautista: Vino Juan,

a enseñarles el camino de la justicia, y no le creyeron. En cambio,

los publicanos y las prostitutas sí le creyeron (Mt 21,32).   J. Castillo

 

CURAR HERIDAS

   La actuación de Jesús dejó desconcertado al Bautista. Él esperaba un Mesías que extirparía del mundo el pecado imponiendo el juicio riguroso de Dios, no un Mesías dedicado a curar heridas y aliviar sufrimientos. Desde la prisión de Maqueronte envía un mensaje a Jesús: ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

   Jesús le responde con su vida de Profeta curador: Decidle a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios y los sordos oyen; los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia. Este es el verdadero Mesías: el que viene a aliviar el sufrimiento, curar la vida y abrir un horizonte de esperanza a los pobres.

   Jesús se siente enviado por un Padre misericordioso que quiere para todos un mundo más digno y dichoso. Por eso, se entrega a curar heridas, sanar dolencias y liberar la vida. Y por eso pide a todos: Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo.

   Jesús no se siente enviado por un Juez riguroso para juzgar a los pecadores y condenar al mundo. Por eso, no atemoriza a nadie con gestos justicieros, sino que ofrece a pecadores y prostitutas su amistad y su perdón. Y por eso pide a todos: No juzguéis y no seréis juzgados.

   Jesús no cura nunca de manera arbitraria o por puro sensacionalismo. Cura movido por la compasión, buscando restaurar la vida de esas gentes enfermas, abatidas y rotas. Son las primeras que han de experimentar que Dios es amigo de una vida digna y sana.

   Jesús no insistió nunca en el carácter prodigioso de sus curaciones ni pensó en ellas como receta fácil para suprimir el sufrimiento en el mundo. Presentó su actividad curadora como signo para mostrar a sus seguidores en qué dirección hemos de actuar para abrir caminos a ese proyecto humanizador del Padre que Él llamaba Reino de Dios.

   El Papa Francisco afirma que ‘curar heridas’ es una tarea urgente: Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor, cercanía y proximidad a los corazones... Esto es lo primero: curar heridas, curar heridas. Habla luego de hacernos cargo de las personas, acompañándolas como el buen samaritano que lava, limpia y consuela. Habla también de caminar con las personas en la noche, saber dialogar e incluso descender a su noche y oscuridad sin perderse.

   Al confiar su misión a los discípulos, Jesús no los imagina como doctores, jerarcas, liturgistas o teólogos, sino como curadores. Su tarea será doble: anunciar que el Reino Dios está cerca y curar enfermos.

José Antonio Pagola (2013)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2020
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2020
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones